Home
“Óleo sobre tela”

Después de los consejitos, la reflexión. “Veremos” si la comparten, o no.

Hay atuendos que amamos, y por eso los cuidamos más.
Hay ropa que seguimos conservando, incluso concientes de que probablemente ya nunca más la usemos, ya sea porque pasó de moda, o porque los kilos que hemos ganado en peso son demasiados talles menos; tantos, como los años que hemos pasado guardándola meticulosamente.

Sin embargo, cada vez que vamos a regalarla, cada vez que vamos a ponerla en la bolsa para donarla con fines benéficos, por más nobles que sean, se nos paraliza el corazón. Nos invade una nostalgia, una mezcla de melancolía y angustia insoportable…

“Confieso, que he regalado ropa que tuve que pedir por favor, que me la devuelvan, sin saber qué cara poner…”

Hace algunos meses desesperada, intentando en vano poner en orden nuestro placard, ante el insistente reclamo de espacio de mi marido. Me vi tan estresada, que en busca de una solución me topé con el libro “Menos es más” de Peter Walsh, un organizador profesional que promete librarte de todo aquello que no necesitas para ser emocionalmente más ordenado, y consecuentemente más feliz. ¿El resultado? Positivo, tiré y regalé muchas cosas estableciendo las prioridades y el valor de los espacios. Incluso tiré cosas viejas y rotas de mi marido.

“Pero las mías, las que guardo intactas hace décadas … ¡Esas no!”

                                                         “Óleo sobre tela”

Son demasiado especiales como para salir de nuestras vidas. Somos concientes que seguimos comprando y seguramente esto nos represente un incremento en nuestro almacenamiento, que en algún momento nos deberemos replantear dónde guardar lo que vamos acumulando. Pero no pasa con toda la ropa, estamos hablando de “las únicas.”

Nada nos importa. Y esta bien, son nuestros tesoros. No necesitamos excusas para conservarlos. Aunque es claro que nunca faltan, y que muchas son reales. Como por ejemplo: “La moda siempre vuelve”; “Esta impecablemente nueva”; No se qué me depare el destino, ¿Y si nunca más vuelvo a poder comprarla? ¿Y si no consigo una tela igual? “Ya no se fabrican de esta calidad.”

Lo cierto es que por más esfuerzos que hagamos, no las podemos dejar partir de nuestro vestidor así como así. Ellas representan un pedacito de felicidad, un recuerdo, un momento irrepetible. Algo que conseguimos, un capricho, un lujo que nos permitimos; aquel único ejemplar del que nos hicimos acreedoras. Nuestro premio. ¿Nuestro placebo?

Quizás el momento de darlos, de liberarlos, sea ineludible. Alguna hija, alguna sobrina, alguien que entienda, que sepa valorar…

Mientras tanto son nuestros, y están seguros. Y cada tanto los sacamos y los admiramos; nos los probamos, nos preocupamos si nos entran y hacemos una fiesta si nos siguen quedando perfectos; los mostramos; los lucimos; y posiblemente hasta los prestemos. Pero ahí termina su ida y vuelta.  Ellos son comodines, son los preferidos, y por éso han sido elegidos.

“Son nuestros objetos fetiche, las pruebas fehacientes de con qué nos hemos vestido en los ´80, en los`90; de que fuimos flacas, de que fuimos gordas, madres, abuelas:
“Simplemente Mujeres”…

Si hubiera cabido en el vestido de novia de mi mamá, seguramente lo hubiera llevado con orgullo. “No pudo ser”. Sin embargo pude usar otras cosas heredadas, como el collar de perlas de mi abuela paterna…Son momentos especiales, mágicos.

El mío, “mi vestido de novia” estará guardado como uno de mis preciados tesoros, al igual que muchos otros atuendos que seguiré conservando intactos. Claro, hasta que llegue alguien lo suficientemente merecedora como para dejarlo ir…No sé, el tiempo dirá.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s