Home

El tatuaje representa miles de años de moda, el origen de esta palabra se deriva de la palabra “TA” del polinesio que quiere decir “golpear”, luego paso al inglés como tatoo, término del cual se ha derivado a equivalentes en todos los idiomas actuales.
Ya sea como forma de manifestar la personalidad, darle un significado a un momento emocional, por gusto decorativo, o por cumplir una promesa, el tatuaje es una forma de expresión ancestral asociada a prácticas religiosas, magia y ritos . Cuando decidimos hacernos uno pensamos que será para siempre, como manera de mantenernos fieles a su significado, a nuestra esencia o como aspecto de moda.

Pero la decisión de realizarnos un tatuaje no es algo que debamos tomar a la ligera, sino que debe ser bien pensada, ya que realmente durará toda nuestra vida.
Algunos tips a tener en cuenta.
Buscar el mejor lugar para realizarlo y siempre con un experto. No basta con el amigo del primo de mi amigo, un tatuaje necesita ser hecho por alguien que sepa qué esta haciendo.
Sino estamos seguros de la higiene del lugar o de quién va a realizarlo, preguntar bien todos los detalles de esterilización; muchas enfermedades pueden trasmitirse por este medio, entre ellas el sida y la hepatitis.
Seleccionar el lugar del cuerpo en que vamos a tatuarnos, el tamaño y el tipo de tinta; existen algunas variedades de tinta que facilitan su eliminación en caso de arrepentirnos con el tiempo.
Los tatuajes grandes y con muchos colores son los más vistosos pero los que necesitan más cuidados y seguramente un repaso de tinta cada cierto tiempo, además de protección solar continua, entonces preguntarnos si estamos dispuestos a pasar por la experiencia más de una vez.
El cambio de peso y los años puede afectar la forma en que se vea nuestro tatuaje a futuro, fácilmente una virgen puede pasar a ser un Botero, y un pez un gran tiburón si por ejemplo nos embarazamos.
Las técnicas para eliminarlos son costosas y dolorosas, dejando cicatrices o necesitando constancia en el tratamiento. Las más empleadas son el láser o cremas que necesitan varios meses para actuar.
Los tatuajes negros o azules son más fáciles de borrar que los que contienen muchos colores, así que si tu primer tatuaje es muy colorido seria mejor que no fuese muy grande.
Es prudente pensar si tener un tatuaje puede afectar nuestro trabajo futuro, o nuestro entorno familiar y social y si estamos dispuestos a defenderlo y aceptar que haya personas a las que no le guste y sientan rechazo por él.
Cuando nos realizamos un tatuaje no podemos donar sangre sino hasta un año después debido a cuestiones de seguridad sanitaria. Las personas hemofílicas, epilépticas, con marcapasos o con alergia a las tintas, no deben tatuarse, por eso lo óptimo es consultar con un médico antes de plantearse cualquier situación
.
Y por último, si no estamos muy seguros de teniendo en cuenta todos estos factores, es mejor optar por realizar un tatuaje pequeño en henna o temporal y probar si vale la pena.
¿Y vos qué opinas? ¿Tatuajes lo harías? Sí, no. ¿Porqué?

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s